Home » Publicaciones » Novedades de la UNAL

UNAL biblioteca

Novedades de la UNAL

Desde noviembre muchos de los universitarios del país comienzan a sentir la presión de los exámenes finales. Estas semanas son vitales, pues de ellas dependen no solo sus calificaciones sino más bien asimismo sus proyectos a futuro. Por tal razón, la universidad nacional (UNAL) de Colombia en la ciudad de Bogotá, así como su Dirección de Bibliotecas, decidió, desde el veintiocho de noviembre, abrir las puertas de la Hemeroteca Nacional a lo largo de todo el día. La iniciativa se extenderá hasta el próximo diez de diciembre.

D. H., vicerrector de la universidad nacional de Colombia en la ciudad de Bogotá, explicó que para ello se adecuaron cuatrocientos cincuenta puestos permanentes, un servicio de comedor, se mejoró la conectividad wi-fi y se dispusieron cerca de noventa y seis computadores para su empleo. “Estamos sorprendidos, hemos tenido una enorme respuesta por la parte de los muchachos. Solo en las noches contamos con cerca de cuatrocientos estudiantes”, expresó el directivo, quien añadió que los pupilos han valorado de forma positiva los sacrificios que ha efectuado la universidad por progresar el programa.

Beneficios para los estudiantes de la UNAL

En este sentido, los estudiantes cuentan con servicio de desayuno y cena a un costo de dos mil pesos cada uno de ellos, y adicionalmente se les ofrece un refrigerio gratis a las 10:30 de la noche y para los más nocherniegos, un consomé a las 2:30 de la mañana a fin de que recarguen energías. “Con esta iniciativa procuramos que los estudiantes cuenten con los espacios y condiciones precisas para cumplir con sus obligaciones académicas”, aseguró el Vicerrector

Entre los puntos altos del programa es la percepción que tienen de él los estudiantes. “Es una iniciativa muy buena por el hecho de que además de que te dan los medios a fin de que puedas estudiar están pendientes de ti”, cuenta L. G., estudiante de medicina que se ha quedado estudiando en la Hemeroteca de “ocho a diez días”, y que ha aprovechado este espacio, como muchos otros, para concentrarse y estudiar.

Mediante este programa, la Universidad Nacional ha visto con optimismo de qué manera los estudiantes de diferentes facultades se han apropiado de los espacios. “Los estudiantes de medicina, filosofía o bien de ingeniería acostumbraban a estudiar en otros sitios”, explica C. Amortegui, directivo de las Bibliotecas de la Nacional en la ciudad de Bogotá. “Aquí no solo vemos que los estudiantes emplean el espacio para su estudio, sino asimismo se han creado otro género de lazos”, añadió el directivo.

Cabe anotar que la supervisión y el buen desarrollo de las actividades en la Hemeroteca no son responsabilidad de una compañía de seguridad, sino son exactamente los mismos estudiantes los que están pendientes de que todo esté en orden. De forma voluntaria y como una parte del programa de corresponsabilidad, los estudiantes adjudicatarios de apoyos socioeconómicos le remuneran a la universidad con unas horas que no solo están ayudándolos a ellos, sino más bien a toda la comunidad universitaria.

Estudiantes de la UNAL

Programa Biblioteca 24 Horas de la Universidad Nacional

El programa “Biblioteca veinticuatro horas” es un programa conduzco con el que ya se ha tenido experiencia en los pasados 2 semestres y con el que se valora la posibilidad de que la Biblioteca Central Gabriel G. Márquez y la Hemeroteca Nacional funcionen las veinticuatro horas del día. (Más info aquí)

Mientras que prosiga reinando entre nuestros gobernantes la ideología del mercado para el cumplimiento de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales consagrados en la Constitución de mil novecientos noventa y uno, no va a haber posibilidad de que se comprenda que la solución está en la educación pública de alto nivel. Ya ha quedado claro (si bien no se reconozca como tal), que no siempre y en todo momento lo privado es lo mejor, y menos si se trata de la oferta de recursos públicos. La ministra Parody en buena hora, si bien de todas y cada una formas un tanto tarde, ha reconocido que la contratación del Estado con institutos privados se volvió un negocio. Muchos de estos centros educativos son de inferior calidad que los públicos.

Mejoras en los niveles de calidad de la educación

El decreto que termina de mandar la ministra introduciendo unos niveles mínimos de calidad de estos institutos privados para poder ser contratados por el gobierno, es una medida genial. Primero devela algo que muchos sabíamos: cuando el gobierno le entrega funciones y recursos públicos al ámbito privado sin estimar suficientes controles, esto se transforma en un claro negociado donde en un caso así, los pequeños son los que pierden. Seguidamente, termina con el mito de que siempre y en todo momento lo privado es por definición bueno. Mas lo que le falta a la Ministra Parody es entender que la solución está en ese esmero que el Gobierno no ha querido hacer, para robustecer verdaderamente la educación pública.

Como sucede en la mayor parte de los países industrializados, la enorme mayoría de su población asiste a escuelas e incluso universidades públicas. No solo van los pobres sino más bien las clases medias que forman las grandes mayorías. Esta mezcla entre pobres, clases medias, y medias altas, eleva el nivel de la educación pues son ámbitos más demandantes de alta calidad en la prestación de todos y cada uno de los servicios. Para la educación pública esto no es un negocio sino más bien el cumplimiento de un orden constitucional y de esta forma lo debería manejar el Estado colombiano.

Geniales profesores con estímulos mejores que los que reciben en institutos privados mediocres, instalaciones físicas convenientes, transporte escolar, en resumen todo lo obvio. ¿Que esto demanda muchos recursos fiscales? La respuesta obvia es: cuánto se ha perdido invirtiendo en institutos de pésima calidad como se ha venido haciendo hasta el momento.
Con lo que se conoce, las protestas en frente de Decreto mil ochocientos cincuenta y uno del dieciseis septiembre de 2015son por las contrariedades de situar cientos y cientos de estudiantes que ya antes asistían a institutos privados bajo los estándares mínimos. Este es un inconveniente de planeación que se puede solucionar si se tiene la voluntad de hacerlo.

UNAL biblioteca

La importancia de la educación universitaria pública

El menosprecio por la relevancia de la educación pública en este país viene de décadas con un costo irrecuperable en concepto de jóvenes y pequeños con una educación tan pobre como . La mejor muestra de este menosprecio tan absurdo y costoso es lo que ocurre con la universidad nacional. A estos neoliberales que prosiguen en el poder, ¿no les llama la atención que este centro educativo compite y en ocasiones le gana a la universidad de los Andes? Pese a ello, se cae su vieja infraestructura, sus profesionales (entre los que hay geniales estudiosos) ganan poco y no tienen la voz que deberían en el escenario nacional. Ser Pilo Paga es bueno mas no es suficiente. El inconveniente de jóvenes sin ocasiones no es de cientos ni de miles, es de millones. Solo una educación de genial calidad soluciona esa injusticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Universidad Nacional de Colombia Autopista Norte Calle 59 A 63 020 | Medellín | Teléfono: 430 9061